Mis Comentarios

    KENNY G (Kenneth Gorelick), es uno de los músicos más importantes de nuestros días. Aunque siempre se ve rodeado por una insistente polémica (que los puristas del jazz se empeñan en  mantener y en la que el saxofonista  no desea entrar) referida a la clasificación de su estilo musical, lo cierto es que para sí quisieran las grandes estrellas del pop sus impresionantes cifras de ventas. Su primer álbum en solitario como hoy le conocemos se editó en el año 1982 y se tituló “KENNY G” . Desde entonces, este virtuoso del saxofón nacido en Seattle, Washington, EE.UU., ha arrasado todos los años en cuanto a discos vendidos y a reconocimiento internacional, hasta sobrepasar la cifra de los 75 millones de discos vendidos en todo el mundo. 

    Galardonado con un premio Grammy en 1994 por su maravilloso tema: “Forever In Love”, perteneciente al álbum “Breathless”, este hombre menudo y de largos cabellos nos deja a todos sin habla cada vez que coge su saxo y toca, pues es capaz de desgranar los más bellos sonidos y las notas más largas gracias a la técnica de respiración circular que ha aprendido a utilizar. Entró en el libro Guinness de los records por este mérito, ya que mantuvo la misma nota sin parar durante 45 minutos y 47 segundos. Además, incluso le ha sido concedida una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, un honor del que muchos quisieran poder presumir.

    ¿Es Jazz, Pop, New Age?, ¿dónde catalogar su música?. Pues que cada uno la etiquete donde su corazón o sus oídos le dicten. Lo absolutamente  innegable es que Kenny G ha marcado un punto y aparte en la música instrumental contemporánea y su sensibilidad e inmenso talento le han hecho famoso en todo el mundo y le han otorgado la admiración de millones de enfervorizados fans.

    Yo le descubrí allá por 1990, cuando en la radio presentaban su tema “Silhouette”, que hizo furor en los noventa. Desde entonces le he venido siguiendo. Vino a España para actuar en directo fue en abril del 97. En aquel momento no pude acudir, pero sí en julio de 2011, si bien fue en Porto, Portugal, donde le vi junto a mi otro gran ídolo: Michael Bolton. En sus anteriores visitas a nuestro país eran muy pocos los que se aventuraban a dejarse impregnar por su arte, pero hoy en día se encuentra en el olimpo de las grandes estrellas de la música mundial. Siempre sonriente y sencillo, irradia sin descanso un cierto aire de alegría, ingenuidad y tranquilidad. Es un virtuoso del saxo como pocos, y con ayuda de sus productores y de su compañía discográfica desde siempre: Arista Records, ha conseguido editar cada vez unos trabajos exquisitos, dotados de suavidad y de muchísima calidad. Sorprendió con la edición de “Rhythm & Romance” fuera de Arista, con Concord Music Group y Starbucks. Muy latino y cercano a la cultura hispana. ¡Felicidades Kenny!.

    Tras el lanzamiento en 2010 de “Heart and Soul”,  publicó “Namaste”, una colaboración con un artista indio llamado Rahul Sharma. El disco salió el 26 de junio de 2012.

    En 2015 y una vez más con Concord Records, editó su disco “Brazilian Nights”, dedicado a la Bossa Nova que afirmó haber estado escuchando diariamente durante el último año y medio. Rinde tributo a algunos de los grandes e incluye temas de su propia cosecha.